martes, 17 de abril de 2007

Consideraciones sobre la ciencia genealógica

Por mucho tiempo le genealogía fue considerada una disciplina propia o característica de individuos ociosos y preocupados de envanecerse o, en la mayoría de los casos, intentar encontrar algún eslabón que los conectara con familias de renombre. Hoy podemos advertir un resabio de esta inveterada costumbre en la serie chilena de procedencia estadounidense "Matrimonio con hijos", donde el personaje Tito Larraín hace alarde constante y petulante de su ligazón con las "40 familias"...

Es preciso depurar el estudio genealógico de todas aquellas malezas que la ensombrecen y le quitan sus verdaderos fines; pocos saben que los árboles genealógicos permiten descubrir relaciones endogámicas o exogámicas, lo cual se traduce en un interesante campo científico relativo a las patologías genéticas. Sólo a modo de curiosidad, resulta altamente graficante el hecho de que las más extraordinarias aberraciones genéticas chilenas se produzcan en la isla grande de Chiloé, comarca que exhibe elevados índices de cruzamientos entre personas consanguíneas.

Otro ámbito de acción en el que la genealogía puede contribuir, es el de la historia. ¡Cuántos hombres eminentes ha habido sin que se tenga mayor conocimiento del medio social, económico e intelectual en el que les tocó desarrollarse! Hasta hace algunos decenios, fray Camilo Henríquez no pasaba de ser un religioso de origen oscuro que había conseguido realizar sus estudios en Lima y allí, gracias a su esfuerzo, logró forjarse una cultura enciclopédica que le valió un destacado papel en la difusión de los valores ilustrados en Chile. Sólo cuando comenzó a analizarse su vida con auténtica visión de contexto, se supo que provenía de una de las principales familias de la aristocracia sureña, y que su tío paterno Gregorio Henríquez y Santillán ejerció altos puestos dentro de la administración politico-militar en la Valdivia colonial.

Espero podamos comprender los reales alcances y aportes de la genealogía, y no restringidos a una visión estrecha y marginal, que es la que ha predominado en la opinión pública hasta hoy.

1 comentario:

Antonio Alfaro de Prado dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, la genealogía moderna es una herramienta de investigación histórica y familiar. Descubre los entramados sociales y ayuda a describir las sociedades.
El investigador familiar honesto descubre sus antepasados sin los prejuicios de antaño y debe buscar la documentación fiable, huyendo de los fantasiosos relatos del pasado.